Daniel Lumbreras

Prensa: ana@hiddentrackrecords.com
Booking: booking@hiddentrackrecords.com

 

Desde los 14 años, Daniel Lumbreras vivió la música como su mayor pasión. Estuvo en las típicas bandas de universidad, se hicieron conciertos, se ganaron concursos de maquetas pero la cosa quedó aparcada con la irrupción de la pintura. Los últimos años de universidad (se licenció en diseño gráfico, Bellas Artes y tiene un máster en Arte Contemporáneo) volvió a retomar la música influenciado por amigos músicos del barrio de Gràcia. Cuando llegó el momento de reinventarse, al quedarse sin cuadros y sin dinero, siguiendo el ejemplo de algunos colegas cantautores, se lanzó a la calle. El dinero más rápido que podía conseguir era tocando en el Parque Güell para los turistas y paseantes. Fueron tiempos duros. El 98% de los músicos del parque eran extranjeros. Es más fácil tocar en las calles de una ciudad que no es la tuya, es más fácil crearte una nueva identidad. Tocar en las calles de tu ciudad por necesidad, es algo muy diferente. Por suerte, esta época duró poco. Enseguida comenzó a tocar en los bares del barrio de Gràcia, sobre todo en el Astrolabi, en el Ciclista, el Musical Maria o el Alfa. Fue en el Astrolabi donde el escritor Francesc Miralles se quedó prendado de su música. Tal fue así, que incluyó a Daniel como un personaje de la novela que estaba escribiendo, le compró dos cuadros de los pocos que le quedaban, y le produjo un EP de siete canciones. Los mecenas existen. Gracias a la ayuda de Francesc, Daniel pudo abandonar la calle y centrarse en su carrera musical.

Para tener algo que vender a los turistas, Daniel grabó un disco en su casa, el disco "O" (2014). Este disco llegó a manos de Jordi Lanuza, cantante de la banda barcelonesa Inspira y dueño del Bar Vinilo de Gràcia. Este a su vez, lo pasó a Pau Vallvé quien decidió producirle un siguiente disco, "La Vila" (2017, con colaboraciones de Nico Roig y el mismo Lanuza). La guinda del pastel fue la elección de "La Vila", por parte de la revista MondoSonoro, como el mejor disco catalán del año 2017. Lumbreras ha colaborado con músicos de jazz de la talla de Jordi Bonell, Carles Benavent, Jorge Pardo, Ferran Savall (hijo de Jordi Savall), Roger Blàvia o J.M. Ribelles (partenaire de Kepa Junkera)
La música de Daniel Lumbreras es difícil de clasificar, tiene tintes de música africana, celta, brasileña o hasta de los cantos sufís o de la música raï. Pero la base no deja de ser un pop folk de corte occidental, rico en matices y muy lírico.

Con la gran particularidad añadida de que canta improvisando fonemas. Tomándose la voz como un instrumento más y centrando toda la expresividad en la musicalidad del sonido. Aquí radica la universalidad de su propuesta y la vocación por traspasar fronteras. No canta en ningún idioma, pero todo el mundo puede entenderlo.